Y miré tu pecho


Marché en el tren de los recuerdos amansados
y estoy ahora, recto, de un vaivén lento y sin deseo.
Y miré tu pecho, y quise tocarlos…
pero mis dedos miedos, engañados
siguieron con el vaso entre las manos
aludiendo a la libertad de pensamiento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s